Publicat en Educació emocional, preescolar

El juego como terapia

“La experiencia cultural comienza con el vivir creador cuya primera manifestación es el juego”.  Winnicott (1971)

El niño manipula los objetos del mundo exterior a través del juego en presencia de personas que le garantizan la sensación de confianza. La capacidad que tiene el niño para manipularlos con curiosidad y creatividad está en el propio origen de la que tiene para involucrarse en el aprendizaje.

Esta capacidad de aprender,  permite que el niño explore su potencial jugando con objetos o materiales desconocidos para llegar a comprenderlos, creando situaciones nuevas que le permitirán comprobar qué sucede. El aumento de conocimientos del niño hará que sea cada vez más independiente y esta experiencia previa es la que aportará cuando inicie su etapa escolar. Un aspecto importante a tener en cuenta, ya que,

de la calidad de dicha experiencia previa dependerá y afectará decisivamente su capacidad de implicación en la escuela.

Espai FridArt art i reciclatge per al benestar
Sesión de Arteterapia con un grupo de preescolar

Pero no podemos hablar del juego sin citar al psicoanalista Donald Winnicott, autor clave en la arteterapia, para este autor  todo proceso creador es un área de “experiencia” que media entre las realidades externas e internas del individuo. El juego es definido como “espacio transicional”,  imbuido de formaciones simbólicas que alivian la tensión del niño en la relación que establece entre su mundo interno y la realidad exterior.

Del mismo modo, los objetos transicionales, que son aquellos objetos infantiles a los cuales los pequeños toman apego, son definidos por Winnicott, como la evidencia de la capacidad de los niños para crear, pensar, inventar, originar y producir un objeto”.

El juego, como parte esencial del proceso creador, posee cualidades particulares, es una realidad en sí misma que borra las fronteras entre realidades externas e internas.

En palabras del pensador Jerome Bruner, el juego estimula la actividad combinatoria propiamente lingüística que interviene en las expresiones más complicadas del lenguaje. El niño a través de él, elabora sus dificultades. Y como nos dice Fernández Cao en su libro “Arteterapia” (2006):

“Le permite compensar sus derrotas, frustraciones y sufrimientos, una actividad que le permite alcanzar equilibrio psíquico al externalizar las diferentes tendencias de su vida psíquica interna y llevarlas a un cierto grado de armonía. A través del juego los niños pueden explorar sus emociones otorgándoles un “papel” en su imaginación y les ayuda a establecer un puente para vencer el espacio que existe entre fantasía y realidad.”

 

 

Publicat en Infància, L'art com a teràpia, Reciclatge com a metàfora

Reciclaje Creativo & Terapia artística

 

Reciclar ya no es una opción, sino una necesidad dentro de una coherencia social que necesita respetar el medio ambiente con diferentes acciones y proyectos,  donde los ejemplos de reciclaje creativo toman su mayor valor de expresión y compromiso.

Dentro de las propuestas de intervención que ofrece  Espai FridArt,  está  la de unir  arteterapia y reciclaje en talleres participativos de construcción de objetos diversos, donde se utiliza el acto creativo con materiales de desecho como metáfora de emociones y sentimientos.

Todas las propuestas son adaptadas a las necesidades del grupo y/o de la institución.

Por ejemplo, cuando los destinatarios son niños  la propuesta se realiza  a partir de trabajos manuales sencillos y entretenidos. El objetivo en este caso es el de crear dinámicas que extraen del juego y la creación todo su potencial  para ofrecer una zona de diversión que permite hacer educación ambiental y emocional al mismo tiempo.

La implementación de arteterapia artística en contextos escolares, es una actividad catalogada por diferentes trabajos de investigación, como beneficiosa para el ámbito escolar y educativo, ya que este tipo de actividades pueden aportar mucho en el ámbito de la psicomotricidad y la interiorización del esquema espacio temporal,  que son la base para los aprendizajes, como por ejemplo,  la lectura o la escritura.

Escuelas punteras como la escuela Waldorf, tienen muy en cuenta los beneficios de utilizar el arte como facilitador de  aprendizajes,  así como uno de los factores que permite a los niños crecer con un  auto concepto y autoestima saludables.

Dar utilidad a elementos considerados residuos con imaginación y creatividad,  así como poder jugar y expresarse con lo creado, aporta a niños y adultos una gran satisfacción,  además de ser algo que sin duda contribuye a reforzar la autoimagen.

Las visualizaciones y los colores tienen además una función mediadora en la psicología del ser humano. Las producciones artísticas estructuran el pensamiento y favorecen el desarrollo integral de la persona.

Asociación Espai Fridart (Arte y Reciclaje para el bienestar)
Peces elaborados a partir de botellas de agua